Método de Estudio de la Biblia

1. El objetivo del estudio de la Biblia, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, consiste en investigar el sentido "universal e inmutable", querido por Dios, cuando hizo escribir tal o cual texto bíblico, a través de los diferentes autores de los Libros Santos (DV 12a).


2. Método de interpretación: El sentido "fundamental", universal e inmutable de cada libro de la Biblia se obtiene mediante el ejercicio del "método histórico - crítico", que se sirve de la "crítica interna" y de la "crítica externa".

a) La "crítica interna" al escrito, comprende el estudio de:
La lengua, el estilo y el género literario del escrito
El plan del libro con sus divisiones y subdivisiones
Las fuentes literarias utilizadas para hacer el libro
Historia de la formación del libro
El contenido doctrinal o el mensaje que el autor ha querido comunicar


b) La "crítica externa" al escrito, investiga:
Quién es el autor del libro
Dónde y en qué fecha escribió el autor su obra
Cuál era el ambiente histórico, político, social, económico y religioso
A quiénes dirigió el autor su escrito
Qué finalidad tuvo al escribir o redactar su libro


3. La exégesis católica trabaja además, a la luz de la fe. La exégesis católica tiene en cuenta, además de la crítica interna y externa:

El contenido y la unidad de toda la Escritura
La Tradición Viviente de la Iglesia
La analogía de la fe


4. Actualización y aplicación del sentido de los escritos de la Biblia

Después de investigar el sentido literal o fundamental de un escrito bíblico, es indispensable hacer la “actualización” y la “aplicación” del texto escriturístico a la situación concreta del lector, el “aquí y ahora” del hombre de hoy, de manera que la Escritura se transforme en “fuente de luz, de vida y de acción”, en el momento actual de la historia. A esta actualización o aplicación vital se le llama, con frecuencia, la “hermenéutica” de la Biblia.